67 años despues, gracias

Estándar

No es el tiempo que llevo sin actualizar el blog, sin publicar nada nuevo, ninguna de mis aventuras, opiniciones o noticias, pero casi…

No. Hoy hace exáctamente 67 años que el señor Jacques-Yves Cousteau, recordado por magníficas hazañas, un legado inmenso de amor por la naturaleza y por el mar en particular, inventó un simple y pequeño mecanismo: el regulador de buceo. Lo llamó Aqualung.

El 3 de Febrero de 1943.  Simple, efectivo.  Cambió nuestro mundo (Gracias Alexandra por recordármelo en un Tweet)

Sin embargo, no es casi conocido fuera del mundo del buceo por ese hecho, porque sin duda, como he dicho, su legado es y debe ser otro. Un legado que sus hijo Jean-Michele y nietos, Philippe, Fabien y Alexandra, han tomado como propio.

Alexandra, particularmente, está dedicada en cuerpo y alma al agua y al uso o mal uso que el ser humano hace de ella, a la importancia capital de este elemento en todos los rincones del planeta, y a mostrarnos cómo unos pocos litros de agua pueden cambiar vidas enteras.

Por favor, sigue su obra, echa un vistazo a lo útlimo de Expedition Blue Planet:

“The Age of Stupid”

Estándar

Estreno mundial de la película “The Age of Stupid“, de Franny Armstrong, directora que con 37 años y tras 6 años de buscar continuamente financiación para la producción y distribución de este film y 7 de trabajo (pre-producción, documentación, rodajes, etc.) ve hecho su sueño realidad:  estreno mundial coordinado con objetivo de alcanzar un record Guinness, como la mayor proyección simultanea.

Finalmente, son 223 personas, instituciones y organismos los productores financieros, a cambio de un porcentaje sobre los posibles beneficios del film. La producción ha sido de John Baltsek (Un día de Septiembre).

La película comienza por un final fechado en 2055, donde Londres está semi sumergida bajo las aguas del Támesis, donde un hombre de avanzada edad, taciturno y melancólico, abrumado por el cambio climático, y perfectamente interpretado por Pete Postlethwaite (En el nombre del padre, Sospechosos habituales), va revisando videos de años anteriores, en la pantalla táctil de su ordenador, preguntándose “¿Por qué no hicimos algo para evitarlo?“.

No es necesario que vayamos todos al estreno, pero desde luego, debe formar parte de nuestras películas “imprescindibles”.   He tenido la suerte de ver una “Review Copy” y desde luego, merece la pena.

En España es presentada por GreenPeace en Barcelona, Bilbao, Zaragoza, Vitoria y Madrid, donde algunos de los invitados “VIP” acudirán en bici…

¿Se ha estrenado en tu país y/o ciudad?

Déjanos un comentario al respecto de la película, ¿qué te ha parecido? ¿La mostrarías en las aulas como la de Al Gore?

<p style=”font:bold 23px/24px arial, sans-serif;letter-spacing:-0.5px;color:#333333;margin:4px 0 0;”><a style=”padding-bottom:8px;display:block” href=”http://www.rtve.es/mediateca/videos/20090922/trailer-the-age-stupid/590626.shtml”>Trailer de ‘The Age of Stupid'</a></p><br><object classid=”clsid:D27CDB6E-AE6D-11cf-96B8-444553540000″ id=”RTVEPlayer” width=”425″ height=”300″><param name=”movie” value=”http://www.rtve.es/swf/v2/RTVEPlayer.swf?assetID=590626_es_videos&location=embed”/><param name=”allowScriptAccess” value=”always” /><param name=”allowFullScreen” value=”true”/><embed src=”http://www.rtve.es/swf/v2/RTVEPlayer.swf?assetID=590626_es_videos&location=embed&#8221; width=”425″ height=”300″ name=”RTVEPlayer” allowFullScreen=”true” allowScriptAccess=”always” type=”application/x-shockwave-flash”></embed></object>

Un tercio de tiburones cerca de extinción (Estudio)

Estándar

 

Según el estudio realizado por la International Union for the Conservation of Nature (IUCN), un tercio de los tiburones de mar abierto (pelágicos), están muy cerca de la extinción.

Según informa A.F.P. desde Paris, donde se reunió el Shark Specialist Group de la IUCN, las especies cazadas en alta mar son las más vulnerables, estando en especial peligro.

La sobrepesca es sin duda la principal causa de esta amenaza.  Como sabéis, los tiburones son muy apreciados por su carne, pero especialmente sus aletas, por las que se pagan verdaderas barbaridades en Asia.

puntas-negras-de-arrecife¿Te imaginas un océano sin tiburones?

 

El estudio, realizado con 64 especies de tiburones pelágicos (el estudio más grande de los realizados hasta la fecha), se ha hecho público días antes de la reunión internacional de pesquerías del atún.   El resultado de la reunión de estas pesquerías, tendrá un impacto directo y enorme sobre los tiburones.

Los barcos atuneros, desde hace décadas, han llevado a puerto centenares de tiburones, incluyendo Makos y Azules, como “captura accidental”, cuando sus objetivos principales eran el atún y el pez espada.  Otras dos especies amenazas debido a la sobrepesca y la sobre-explotación de caladeros.

Obviamente, los barcos pesqueros han ido trasformando su objetivo principal: ahora es el tiburón.  Objetivo mucho mejor pagado y más fácil de obtener.

Pasando casi desapercibida, es la flota española la principal capturadora de estas especies, teniendo el mercado asiático como objetivo. Ahora bien, no hay flota de pesca de tiburón declarada en España, aun siendo el 70% de las capturas de la flota atunera y de pez espada…  curioso ¿verdad?.

En cualquier caso, y por muchas especies que CITES incluya en la lista roja, ningún país europeo ha apoyado las medidas protectoras, donde el consumo del tiburón está en auge (muchas veces vendido con otros nombres, como “Cazón”, etc).

Canadá, Argentina, Nueva Zelanda y algunos países asiáticos, encabezan el grupo para bloquear la adopción de medidas protectoras.

¿Cuándo aprenderemos que el dinero no se come y que los recursos naturales son finitos?

Ataque de tiburón a turista en el Mar Rojo

Estándar

Como sabes, si eres lector habitual de este blog, no solemos hacernos eco de este tipo de “noticias”, siempre de un cierto amarillismo, y casi siempre con falta de datos y objetividad.

Este caso es distinto y se debe a la causa y la forma del ataque, con suficientes datos para valorarlo.

Se trataba de una turista inglesa francesa de unos 50 años, que realizaba un vida a bordo en el Mar Rojo Sur-Sur, en el conocido Sant Jones Reef, donde es muy habitual ver bastantes pelágicos y no tan asiduo pero “habitual”, oceánicos de puntas blancas.

No tan habitual es que se practique el feeding en el Mar Rojo, más que nada porque está prohibido y las leyes y penas aplicadas en Egipto ya sabemos como son… así que no se la suelen jugar…

En este caso, se juntó todo lo peor que podía suceder, realizando actividades llevadas a cabo por gente no profesional, en zonas donde no se debe practicar y evidentemente, sin tener en cuenta las normas básicas para el buceo con tiburones:

Varios barcos estuvieron alimentando a los tiburones durante varios días, por lo que te puedes imaginar el estado de excitación de aquellos que estuvieran por la zona…  para más coña, y por increíble que parezca, estando el oceánico alrededor del barco, los turistas se echaron al agua… ¡¡a hacer snorkel!!

Con todo esto, basta para hacer varias afirmaciones:

– Quien estuviera de DiveMaster en el barco, patrón y/o capitan, etc…  no tienen ni idea de tiburones ni de los procedimientos a seguir para bucear con tiburones.

– Los turistas, obviamente, ni idea de tiburones.

– El plan de emergencia…  esto…   ¿qué plan?

Teniendo en cuenta las 10 reglas básicas del buceo con tiburones, por lo pronto no se han cumplido las cuatro siguientes, el resto, suponemos que tampoco…

1.- Nunca, repito nunca, salir “corriendo”. Se debe mantener la calma y la posición.

3.- Si estamos buceando, NO SUBIR a superficie a no ser que no nos quede más remedio (o sea, si nos quedamos sin aire)

4.- Mantenernos, si estamos buceando, y la cota lo permite, SIEMPRE a la misma cota o inferior que el tiburón. Recordad que los tiburones atacan a sus víctimas, normalmente, de abajo hacia arriba y usando el elemento sorpresa.

8.- Si estamos en superficie, NO NADAR. Mantenernos quietos, recordando el punto 2, hasta que un barco nos recoja, o desplazándonos lentamente hasta la costa. Si hay un barco que nos recoja, subir tranquila pero rápidamente.

Una recomendación:  si estás buscando bucear con tiburones, hazlo con prefesionales de probada experiencia y ten en cuenta siempre de qué animales estás hablando…  bellos, fascinantes, curiosos…   y carroñeros y los mejores depredadores de los mares…

Más información: aquí.

Drama en Sudáfrica. Más de 50 ballenas piloto varadas.

Estándar

Por suerte, los equipos de rescate pudieron arrastrar al agua a 20 de ellas.  Por desgracias, al menos otras 30 fue inútil, a pesar del uso de bulldozers y el esfuerzo de cientos de voluntarios y vecinos.

Se trataba de ballenas piloto de unos 3 metros, muy comunes en Sudáfrica, con bastantes crías.   Fue en la playa de Kommetjie, muy cerca de Ciudad del Cabo.  Fue tanta la expectación y el número de voluntarios y vecinos que se acercaron, que los puntos de acceso quedaron cortaron.

Craig Lambion, portavoz del National Sea Rescue Institute, comentó a Reuters que era incapaz de decir cuantas ballenas tuvieron que matarse.  Sí, esa fue la solución más humana a la que se pudo llegar:  dispararlas en la cabeza para acortar su sufrimiento.

Celine, una voluntaria que colaboró, cometa:

Fue muy triste, intentábamos empujarlas al agua, y cuando lo conseguíamos, se volvían de nuevo y volvían a la playa de nuevo. Era inútil. Encima, el mar estaba bastante mal, lo que hacía la situación bastante difícil para todos.  Intentamos calmarlas, y cuando las tocábamos se relajaban… te miraban con esos increíbles como diciendo ‘¿qué nos pasa?’.  No se podía hacer nada, de veras, lo intentamos todo. Triste, fue muy triste.

Otra voluntaria, Candice, entre lágrimas, también nos cuenta lo vivido:

Estoy realmente impresionada por cómo ha actuado la comunidad, los vecinos, se han volcado en todo. A pesar de todo, siento como si lo hubiéramos podido hacer mejor… Aunque la mayoría de ballenas estaban en la arena, había algunas encalladas en las rocas al sur de la playa.   Parecía como si hubiera poca comunicación y coordinación entre los diversos grupos trabajando, especialmente ya al caer la tarde.

Muchos voluntarios arriesgaron seriamente sus vidas en las rocas con el mar que había, con poca o nula asistencia y ayuda del NSRI o de otros expertos.  Además, se dijo a mucha gente que se mantuviese alejada, cuando los voluntarios ya estábamos exhaustos y muy cansados y necesitábamos un sustituto.

Cuando comenzaron los disparos, una ola de pánico y después de pena, fue inundándonos a todos… parecía una tragedia épica…

Necesitamos saber por qué hacen esto, qué es lo que les pasa…queremos saber si el hombre es el responsable de esto. Sólo eso.

Más información:

El caso del oso polar y su increíble casa menguante

Estándar

Maggie y sus dos hijitosEmpezó a desperezarse como todos los años, a su lado, sus dos retoños de pocos meses de vida… bolas de pelo blanco que se han alimentado de su leche. No puede aguantar más, debe salir de la habitación donde ha estado refugiada del más crudo invierno en los últimos meses… sus fuerzas flaquean, ya no le quedan reservas.  O caza y se alimenta, o morirá. Y con ella, sus dos amados hijos. Ambos machos.

Se decide y sale al exterior. Ander y Bogl, sus dos hijos, tras pasar los efectos de la luz cegadora del sol que nunca han visto, siguen a su madre, jugueteando en el blanco manto que es su casa. Es la primera vez que disfrutan del aire, del frío exterior, del hielo y de la nieve. Su cuerpo está preparado para ello, así que sólo tienen que preocuparse de disfrutar. ¡¡Tienen un patio de juegos enorme!!

Su madre, Maggie, sin embargo, sabe que tiene que caminar muchos kilómetros hasta encontrar algo de comida. Le llevará al menos 3 días al ritmo que Ander y Bogl pueden seguir, y esto, si no surgen complicaciones…

Orgullosa de sus hijos, tras 4 días de dura caminata, parando para amamantarles y descansar, llegan al borde de la capa helada, donde las focas juegan y se alimentan. Es allí donde Maggie encontrará su comida y podrá dar por terminada su obligada dieta invernal.  Sus hijos empezarán a engordar y a prepararse. Aprenderán a cazar y a sobrevivir sólos. Son machos, y deben ser los señores de los hielos del norte.

Osos polares al borde del hielo

Osos polares al borde del hielo

Maggie, con sus dos crias a escasos centímetros, se acerca lentamente al borde del hielo. Atenta a Ander y Bogl, embelesados en ese líquido transparente…  Bogl se adelanta, se resvala y cae al agua.   Maggie, rápidamente, mete una zarpa en el gélido elemento y con un hábil movimiento, devulve a su hijo a su lado, empapado.   Bajo sus pies, el suelo crepita.

Algo anda mal, no es normal. Cientos de veces se ha acercado así al borde. No es normal…  un raja en el hielo se prolonga bajo sus pies hacia el interior. El instinto manda. Mira a sus hijos, que han notado el nerviosismo de su madre y se han acercado a ella.  Echan a correr lo más rápido que sus piernas les permiten hasta unos 200 metros hielo adentro.

Es increíble, pero tal como dejan el borde del hielo a su espalda, se van acercando a otro borde.  Cuando llegan a él, Maggie comprende rápidamente que se ha separado un trozo enorme de hielo.  Se aproxima, levanta su cuello oteando el horizonte.  Sí, allí está su casa…  separándose…  alejándose…

Debe echarse al agua, debe nadar…  o la corriente arrastrará el bloque de hielo donde se han quedado hacia el sur, y no tendrán comida, morirán, los tres.

No. No puede echarse al agua y nadar, no sin sus hijos. Aun no tienen fuerza suficiente ni una capa asilante de grasa suficiente.  Apenas hace unos días que han visto la luz del sol…

Su mente se bloquea, no sabe lo que hacer.  El instinto materno en ocasiones es más fuerte que el de supervivencia… son sus hijos…   si se queda con ellos, morirán los tres, si se lanza al agua, ella sóla se salvará.

mamá osa polar, sóla...

mamá osa polar, sóla...

Vuelve a otear el horizonte. El perfil del borde del hielo casi se pierde ya en la lejanía.  Ella puede llegar, lo sabe. Es una gran nadadora y su pelo y la fina capa de grasa que aun guarda la protegerán.

 

Finalmente, salta. Debe hacerlo. Sus hijos Bogl y Ander se miran, no saben qué está haciendo mamá, así que la siguen… en menos de 10 minutos, el frío puede con ellos y bloque sus músculos…    Maggie sigue nadando, es su vida, debe salvar su vida. El año que viene, con suerte tendrá un hijo o dos más y sobrevivirán, este año ha sido mala suerte…   se lo promete a ella misma…   ahora, debe llegar a la orilla y alimentarse. Debe ser fuerte.

El año que viene, piensa, su casa será como siempre, llegará donde siempre… y no 300 metros menos, como este año.

______________________________________________

Cuento corto de ficción. Autor: José Luis Gallego.

Si crees que puedes ayudar a evitar el calentamiento global, hazlo.

Si crees que no puedes hacer nada, que nada está a tu alcance para evitarlo, sólo te haré dos preguntas: ¿vas a trabajar en coche o usas el transporte público? ¿Realmente necesitas todo lo que tienes AHORA encendido en casa (y me refiero a lues y aparatos en stand-by)?