Tiburón blanco en Sudáfrica. La expedición.

Estándar

Sólo puedo decir dos palabras… bueno, tres: im-presionante y gracias.Gracias a todos aquellos que la habeis hecho posible con vuestra organización, implicación en el proyecto y una fantástica logística: Carlos de Cressi España, Renata en la parte logística y de asesoramiento, Cairl y su mujer por su fantástica hospitalidad, Mike y Pete de Pisces por su implicación y dedicación, JP porque sin tí nada de lo ocurrido y “no ocurrido” hubiera sido como ha sido -fantástico- y a su mujer por habernos dejado robarle a esa tan bella persona durante una semana entera, a Javier por su tan buen rollo cool-surfer y dedicación al grupo -a cualquier hora… ya sabes…- y a todos aquellos que seguro me dejo en el tintero.

El grupo de la expedición en sí mismo, no sólo les debo las gracias, si no muchas risas, cervezas, buenos ratos, grandes inmersiones, fotos, filmaciones y compañerismo.

En la foto, de izquierda a derecha; arriba: Karlos, Ricard, David, JP Botha, Berto (Al-Berto), Renata, Luis, Jose (yo); abajo: Cairl y su compañera.

Componentes 1ª expedición Free White Shark

Las esperas

Sudáfrica te obliga a tener siempre planes alternativos para realizar este tipo de expediciones, su climatología, debido a su situación geográfica, la hacen única, pero también imprevisible. Las salidas de localización, feeding, inmersiones, etc. tenían por necesidad tiempos de espera. Nunca aburridas: los leones marinos, cormoranes, el Kelp, etc. te dan mucho juego, que junto con los chistes y frases hechas de Luis, hacían las esperas entretenidas.

Esperando al blanco

El equipo de filmación

Karlos y yo, junto con David y Luis con cámaras de apoyo, nos hemos encargado de filmar todo lo acontecido, tanto en tierra como en el mar. Mientras tanto, Alberto se encargaba de sacar estas y muchas más fantásticas fotografías, que junto a su espontaneidad, inexperiencia y juventud, han formado parte importante de la expedición.

Equipo de filmación. Karlos y Jose

Salidas de localización y feeding.

Se hicieron dos salidas cerca de las islas Dyer, donde la prohibición de bucear es absoluta, excepto para los contadísimos operadores turísticos que sacan jaula y cebo. Pero en ningún otro caso y para ningún otro concepto. Gracias a la mezcla de maestría, locura e involucración con el grupo del operador, obtuvimos imágenes excepcionales:

Feeding White Shark

En este caso, un joven ejemplar de unos 4 metros y medio, a escasos metros de Dyers Island, rodeados de leones marinos y cormoranes.Se realizaron así mismo varias inmersiones en Castle Rock y Little Rock, desde Simon’s Town, puntos que forman una línea entre el Cabo de Buena Esperanza y las islas Seals, repletas de leones marinos, por donde deben pasar los blancos para cazar. Estas en el lado oeste de False Baai, teniendo como base logística Simon’s Town.Al otro lado de False Baai, cerca de Pringle Baai, realizamos una inmersión “al borde de la ley”, con la pretensión de meter algo de cebo en el agua, e intentar atraer al blanco , pero las condiciones de la inmersión, en un bosque de kelp, a 18 metros de profundidad, con olas superiores a 8/9 metros, vientos de fuerza 3/4, con un arrecife de puntas bastante “cortantes”, un mar de fondo que nos arrastraba de lado a lado del arrecife, en el rompiente de las olas, más de 15 metros, una temperatura del agua de 8.5 grados y una visibilidad escasa de 3 o 4 metros, hicieron imposible completar el objetivo. Con el cebo en el agua hubiéramos podido ser pasto de cualquier tiburón. Las condiciones de seguridad eran mínimas.Eso sí, disfrutamos mientras que el mar nos arrastraba a su antojo, el poder bucear con un león marino que sintiéndose atraído por su curiosidad, estuvo nadando alrededor nuestro con una soltura envidiable: nosotros nos agarrábamos al kelp para evitar ser golpeados por otras ramas o contra el arrecife, y el nos rodeaba, miraba y jugaba… tras 30 minutos de intento, tuvimos que salir del agua, en unas condiciones meteorológicas terribles, sabiendo que eran aguas de blancos, y que el barco estaba a más de 50 metros de donde salimos a superficie… fueron momentos de… no pienses y nada con todas tus fuerzas….Estoy seguro de que, a pesar de no haber visto ningún blanco en esa inmersión, ellos si nos vieron a nosotros, pero la temperatura tan baja, hace que los tiburones estén en un estado de baja actividad física….Captamos imágenes muy buenas de tiburones endémicos de la zona y algún otro:- Tiburones Tímidos, de la familia del tiurón gato, pero únicos en color y posición de las aletas.- Tiuron guitarra.- Tiburones vaca, potencialmente peligrosos, y de los que se ha constatado que han deborado a más de un ser humano.Iré, en futuros artículos, contando algo más de la expedición, sus componentes, sitios y datos técnicos de estos tiburones. Ya sabes, si no quieres perdértelo, puedes recibir los artículos por mail, pulsando AQUI.

Ataque fatal de tiburón a buzo recreativo

Estándar

Ayer lunes, 25 de Febrero, nos enteramos de la trágica noticia:

Un buzo deportivo ha resultado muerto  como consecuencia de la mordedura en una pierna de un tiburón. Se desconoce aun qué tipo de tiburón era.

Hace escásamente un año, yo mismo hice esa expedición y las normas de seguridad eran estrictas. Jim, su tripulación y sus colaboradores, verdaderos profesionales. Y evidentemente, este tipo de actividad, sabemos que conllevan este tipo de riesgos. Sabemos que te juegas la vida, literalmente hablando, cada vez que entras al agua.

Las fotografías de las noticias publicadas y los videos me son tan familiares, que simplemente, me he sentido allí de nuevo.

Mi más sentido pésame para la familia de Markus Groh.

Os dejo los enlaces que tengo ahora mismo sobre la noticia, ya os digo, de hace unas horas:

Por desgracia, pronostico que se montará una buena con este tipo de práctica, se pondrá en duda la seguridad de las expediciones con tiburones, la profesionalidad de Jim, nuestra cordura, y vuelta a empezar…

Nuevo objetivo: el gran tiburón blanco

Estándar

Tal cual. Sin trampa ni cartón.

Como muchos de vosotros ya sabreis, ando embarcado desde hace algunos meses en la realización de documentales sobre estos maravillosos seres: los tiburones….

Tiburón blanco

Están en camino un par de ellos en fase de montaje por parte de KSimón (compañero y lider de fatigas en estas lides), y un tercero, como no podía ser de otra manera, con el grade: el Gran Tiburón Blanco.

Para este último nos vamos a desplazar a Sudáfrica en un par de ocasiones, la primera…. como quien dice YA… en Semana Santa.

La segunda ocasión será (ayuda externa mediante…), en Junio.

Nuestro objetivo en esta primera visita es recorrer la zona buscando localizaciones, hacer algunas entrevistas y bucear, si se puede, con el gran blanco.

Pero NO en jaula. Nunca.

Las condiciones meteorológicas de esta época del año hacen casi impensable el buceo en superficie con este animal (falta de visibilidad, oleaje, viento…), pero no desde el fondo.

JP Botha, autor de la guia de Lonely Planet “Buceo en Sudáfrica y Mozambique”, gran experto y maestro de los grandes en el tema (Andre Hartman, etc…), será nuestro anfitrión, si el destino así lo quiere, en esta primera aventura.

Y digo aventura porque sabemos el día que llegamos a Sudáfrica, pero no lo que vamos a hacer una vez allí. La zona marcada de sondeo y prospección es de unos 300 kilómetros de costa sudafricana, desde CapeTown hacia el este, pasando por Dyer, Castle Rock, Gaansbai, Quin Point, Struiss Bai…. y buceando en cada punto (siempre que las circunstancias lo permitan) y siempre buscando al blanco.

¡¡¿¿ Quién dijo miedo !!??

Por supuesto, os iremos informando de todo lo concerniente a esta aventura: puedes suscribirte al blog con un lector de noticias, por correo eléctrónico, o visitando la página del proyecto.

Ah!! se me olvidaba…

¿Sabes lo que cuesta un proyecto como este? ¿Sabes que hay distribuidoras y televisiones interesadas y en conversaciones?

¿Quieres que aparezca tu marca, empresa o logo en el documental?

Cualquier ayuda es bienvenida. Si estás interesado, deja un comentario y me pondré en contacto contigo de forma inmediata. Prometido.

Mantente alerta… el blanco se acerca…

Con la colaboración de:

Cressi-sub España

Contacto con tiburones. Las 10 reglas.

Estándar
Con los únicos que no he buceado es con los blancos. Pero con las demás especies de tiburones tengo sensaciones muy especiales. No son peligrosos y además huyen de nosotros. Podemos leer en su comportamiento que no es el momento de estar allí. Es increíble la leyenda negra que se ha creado contra ellos que hace que cientos de millones sean matados cada año. Y debe saberse que mueren más del impacto de un coco en la cabeza que por el ataque de un tiburón. También quiero que se sepa que España es el país que más inconvenientes pone para que la UE adopte un acuerdo pesquero que prohíba la matanza de tiburones

Respuesta de Alexandra, nieta de Jacques Cousteau, a la pregunta “¿Qué siente cuándo bucea con tiburones?. La descubro en BlogTiburones, un blog de JoseClon. Muy recomendable. Yo personalmente, lo añado ahora mismo a mis favoritos.

Dicho esto, las 10 reglas para recordar en caso de contacto con tiburones:

1.- Nunca, repito nunca, salir “corriendo”. Se debe mantener la calma y la posición.

2.- Mantener siempre contacto visual. Seguir con la mirada al tiburón. Si hay más de un tiburón y estamos solos, y estos nadan en círculos alrededor nuestro, cambiar de uno a otro la mirada manteniendo especial atención siempre en el más cercano, acercándonos, si es posible, a algún sitio donde quede cubierta nuestra espalda. Si estamos varios, hacer un grupo cerrado y mantener entre todos el círculo vigilado poniendo espalda con espalda.

3.- Si estamos buceando, NO SUBIR a superficie a no ser que no nos quede más remedio (o sea, si nos quedamos sin aire)

4.- Mantenernos, si estamos buceando, y la cota lo permite, SIEMPRE a la misma cota o inferior que el tiburón. Recordad que los tiburones atacan a sus víctimas, normalmente, de abajo hacia arriba y usando el elemento sorpresa.

5.- Si un tiburón se acerca con intención de contactar, tranquilidad: NO ESTÁ ATACANDO. Su intención, como lo haría un delfin, es saber qué eres y de qué estas hecho. Si tenemos algún elemento como una cámara de fotos o similar, interponerla en su camino de forma que sea ese elemento el que toque con su ocico. Si no disponemos de ese tipo de elementos, usar una aleta:  tranquilamente, siin movimientos bruscos, nos quitamos una aleta y la usamos como elemento de separación.  Con tocar el ocico del animal es suficiente. Sabrá que “eso” no es su alimento.

6.- NUNCA tocar al tiburrón directamente en las cercanías de la boca. Sus glandulas y papilas están alrededor de estas, y no debemos hacerle saber que somos “chicha”. Aunque no somos su alimento, más vale prevenir.

7.- Hacernos lo más grandes posibles. No encojernos. La intención es hacer saber al animal que somos un bicho muy grande y nos vamos a defender si es necesario.

8.- Si estamos en superficie, NO NADAR. Mantenernos quietos, recordando el punto 2, hasta que un barco nos recoja, o desplazándonos lentamente hasta la costa. Si hay un barco que nos recoja, subir tranquila pero rápidamente.

9.- Si debemos nadar hasta la costa y disponemos de equipo autónomo, recordando el punto 2 y 8, quitarnos el jacket y subirnos en el, manteniendo el pecho encima del jacket con la botella, si es posible, manteniendo lass pierrnas fuera del agua. Nos pondremos el tubo de snorkel y mantendremos la cabeza bajo el agua mirando al tiurón.

10.- Si el tiburón decide averiguar que tipo de bicho somos, lo hará rápido, atacando desde abajo, normalmente desde la mitad de nuestro cuerpo hacia las extremidades inferiores.  Deberemos defendernos hasta que no tengamos fuerzas. Los puntos débiles del tiburón son los ojos y branquias. Usad los puños o elementos punzantes, cortacabos o cuchillos contra sus ojos y branquias.

Debemos tener claro una cosa: los tiburones son más carroñeros que depredadores. Son los reyes de su medio como el leon lo es de la selva. Pero nosotros no somos su comida. Son vagos. Si deben pelear para comer, decidirán buscar una presa más fácil.

Y un último dato fundamental: nunca se ha constatado un ataque a un ser humano que estubiera vigilando al tiburón, sinembargo, si a gente nadando en superficie, agitándose y corriendo…   nerviosos, huyendo, débiles…

Entrada relacionadas:

Expedición de fotografía y video subacuático: martillo gigante (mokarran), delfines y por supuesto, tiburón tigre
Etiquetas de del.icio.us: ,

Rompiendo mitos: buceando con tiburones asesinos.

Estándar

Regreso a casa de una inolvidable expedición con Jim Abernethy, en busca de tiburones tigre, martillos gigante y toros, y la primera noticia que leo es terrorífica: publican el 4 de Marzo en “The Australian”, que los oficiales de la patrulla de seguimiento de tiburones del condado de Queensland (Australia), han contado un número demasiado alto de capturas involuntarias de tiburones en los últimos dos meses.  Estas capturan superan no sólo en número a las habituales, si no también en tamaño y en especies. Según parece, puede deberse a la cantidad desmesurada, poco habitual, de lluvias caídas en la zona en las últimas fechas. Los tiburones, se acercan a las costas en este tipo de condiciones meteorológicas.

Lo lamento, me apena.

Contacto directo con tiburón limón

Este sentimiento se ve alimentado después de una semana en la que he pasado cerca de cuatro horas diarias rodeado de tiburones, literalmente hablando.

________________________________________________________

En Semana Santa del 2011 hemos preparado una expedición superior a la descrita en este artículo, tienes más información PULSANDO AQUÍ
________________________________________________________

 

Si las tres especies de tiburón consideradas más peligrosas son el blanco, el tigre y el toro, puedo afirmar que al menos, las dos últimas, sólo sienten curiosidad ante la presencia humana en su propio hábito. En ocasiones, les puede el miedo, el respeto. Muchos de los tiburones con los que hemos buceado, a escasos centímetros, e incluso tocado, no han visto nunca a un ser humano: es simplemente miedo a lo desconocido.Se termina haciendo facil, llegas a ser tu el que se acerque al gigante… el más pequeño que vi le calculo 3 metros y medio, el más grande, en torno a 5 metros….

Tiburón tigre. EL segundo tiburón más peligroso.

Facil… hasta que, mientras mantienes contacto visual con un pequeñuelo de unos 4 metros, alguien estira el brazo señalando a tu espalda…  dos tigres…  y otro… y otro… llegamos a contar en la misma inmersión hasta 6 tiburones tigres, trazando círculos en torno a los buzos, alrededor de nosotros, acercándose, mirando con ojos de unos 5 centímetros de diámetro…  sin olvidarnos de los tiburones limones… siempre presentes, por decenas, pero nuestra atención se centra en los tigres…  como si los cerca de 30 limones no existiesen, a pesar de tocarnos, empujarnos, darnos aletazos…

Llegamos incluso a “quererles”, dándonos incluso la sensación que acercaban su lomo esperando una caricia, como si de enormes bestias faltas de cariño se tratasen.

Acariciando al tiburón tigre

Tras tres días buceando con tigres, incluso habiéndonos sumergido de noche en sus aguas, lo hacemos con toros, en un número mucho menor. Sólo llegamos a contar 4 en la misma inmersión en torno a nosotros. Mucho más esquivos, rápidos y también pequeños -cerca de dos metros-, aunque no menos peligrosos. Estas inmersiones, mucho más profundas, en torno a 26 metros, nos obligó, en todas ellas, a hacer paradas de descompresión tras estar demasiado tiempo en el fondo. Merecía la pena.

Esta expedición tenía como objetivo personal una cosa: conocer de primera mano, en primera persona y, por supuesto, dar a conocer estas experriencias.  Estoy firmemente convencido de que el miedo a estas criaturas se debe en gran medida al desconocimiento, y sólo este conocimiento, podrá salvar a muchas especies de estos maravillosos habitantes de los mares de la extinción.   Me comprometo, en este momento y lugar, a ir publicando artículos relacionados con cada una de las especies con las que he buceado, de mis experiencias con ellos, apoyados con datos que nos ayuden a todos a aumentar nuestro amor por ellos.

Muchas gracias a todos por vuestro apoyo, preguntas, etc.

Me alegra haber regresado sano y salvo (no podía ser de otra manera), pero me alegra más saber que estais ahí. Un beso a tod@s.

Entrada relacionadas:

Expedición de fotografía y video subacuático: martillo gigante (mokarran), delfines y por supuesto, tiburón tigre

Tiburón tigre en Bahamas: del mito a la realidad

Estándar

Autor: Karlos Simon

Tiburones… fascinan y atemorizan a partes iguales.
Una aureola de mito rodea a uno de los animales con mayor éxito evolutivo que han poblado nuestro planeta azul. De ellos, el tigre está considerado como el segundo tiburón más peligroso para el hombre. Posee, además del funesto record de ser el que más vidas ha segado a surfistas en las playas de todo el mundo, el record de ser el ejemplar más grande capturado, incluso mayor que el más grande blanco fehacientemente documentado. Sin dejar de ser verdad estas afirmaciones, lo cierto es que se conoce muy poco del comportamiento de los grandes tiburones, y los huecos de ignorancia son rellenados sistemáticamente con una mezcla de fantasía, suposición y mitología.

________________________________________________________

En Semana Santa del 2011 hemos preparado una expedición superior a la descrita en este artículo, tienes más información PULSANDO AQUÍ
________________________________________________________

 

De todas formas, cuando a uno se le presenta la oportunidad de bucear con tigres no puede evitar un cierto escalofrío en la nuca. Bucear con estos super-depredadores de costumbres más bien carroñeras y oportunistas, y hacerlo además sin jaula, parece algo más propio de películas hollywoodienses que de una actividad cabal.En un libro se leía este texto: “Generalmente, es raro que un submarinista vea a esta especie tan impresionante, encuentros dirigidos con especimenes grandes de esta especie deben evitarse saliendo del agua”.

Nada más lejos de la realidad ocurre a 15 millas al Noreste de Gran Bahama, TIGER BEACH, la cuna del tiburón tigre. ¡¡Encuentros con contacto directo!!.

El tiburón Tigre (Galeocerdo cuvier)

Al nacer puede alcanzar la longitud de 76cm. Los machos adultos pueden medir hasta 370cm y las hembras hasta 550cm. (se han encontrado especies de casi 7m.)

Su distribución es Circuntropical, encontrándolos en profundidades desde los 300m. hasta la superficie. Se puede encontrar en un amplio rango de lugares, desde aguas claras en torno a arrecifes de coral a zonas turbias, estuarios y bahías.
Estos tiburones son de morro ancho y claramente redondeado. Su aleta caudal está muy desarrollada siendo más grande que en otros tiburones. Su coloración en individuos jóvenes tiene un patrón de bandas oscuras verticales sobre un fondo claro, similar a los tigres terrestres. Esta coloración se hace más tenue en los ejemplares más adultos.

Se caracteriza por su forma de nadar lenta aunque es capaz de realizar ataques raudos sobre sus presas. Su actividad principal es por la noche acercándose a aguas menos profundas para cazar.

Sus presas son variadas e incluyen cangrejos, langostas, moluscos, calamares, peces bentónicos, tiburones, rayas y mamíferos marinos. Sus presas preferidas son las tortugas.

[Más información]

Briefing para tigres

Siempre es importante atender a las explicaciones previas que da el jefe de la expedición antes del buceo con los tigres. La noche anterior a los encuentros se realiza un amplio briefing para saber como se debe comportar uno con estos tiburones.

Dando por supuesto que todo el mundo debe estar tranquilo, principal actitud bajo el agua, se destacan en esta charla los siguientes temas:

• Descensos y ascensos. Deben ser muy rápidos debido a que en superficie es donde el tigre se alimenta más asiduamente.
• Capucha y guantes. Obligatorio su uso para que el tigre no confunda nuestra piel con posibles peces.
• Material oscuro. No se debe llevar traje ni aletas claras por la razón anterior.
• Movimientos lentos. Se recomienda moverse poco y lentamente para no llamar la atención de los animales.
• Formación en “U”. Es muy importante permanecer todos los buceadores juntos y en forma de U para tener controlada la entrada y la salida de los tigres.
• Comunicación con los buceadores. Se debe avisar con señas a los otros buceadores si un tigre se le acerca por la espalda.
• Cebo. Bajo ningún concepto se debe tocar el cebo que lleva el guía. En caso de rotura de alguna de las cajas de pescado los buceadores deben alejarse lo máximo posible de ella.
• Bastones. Es muy importante bajar con bastones de plástico para utilizarlos golpeando al tiburón en el caso de que se acerque demasiado.
• Nervios y flashes. Los nervios de los buceadores pueden hacer que los tiburones se vayan. Los flashes y los focos no molestan a los tiburones.

El Wrangling

“Wrangle” en inglés, significa disputa. Esta palabra extrapolada a los tigres puede tener, en principio, una consecuencia un tanto dramática. ¿Qué le podemos disputar a un tiburón tigre con 4 metros de longitud y casi 500kg.? Nada, aunque en este caso la disputa es por la comida pero de forma “controlada”.

El wrangling consiste en intentar atraer con cebo a los tiburones cerca del barco. Para ello se utiliza un cabo que en uno de sus chicotes (extremos) lleva atado con alambre varios pedazos de pescado y una boya pequeña. El otro chicote se hace firme en el interior del barco por si el individuo que está haciendo wrangling no es capaz de aguantar los tirones de los tiburones cuando muerden el cebo.El wrangling es una de las partes más emocionantes del encuentro con los tigres. En principio se usa para atraer a los tiburones a la zona donde está el barco y así disfrutar de “su presencia” bajo el agua pero este hecho se aprovecha para divertirse un buen rato también en superficie. Los tiburones, al seguir con insistencia el cebo, se acercan al barco hasta tocarlo.

En este momento, si el tiburón no suelta “la presa” y el que maneja el cabo es un poco hábil, se puede ver al tiburón cabecear de un sitio a otro, con medio cuerpo fuera del agua, intentando hacerse con el pescado. Esta imagen es espectacular. En algunas ocasiones la lucha es tal que el tigre puede montarse encima de la plataforma de popa del barco. Otras veces el tiburón hace caso omiso al cebo y arremete contra la plataforma o lo que es peor, contra los aparatos de los fotógrafos o cámaras que están en dicha plataforma. En este caso hay que estar atento para abandonar rápidamente la popa del barco. ¡Las piernas están en juego!.

La inmersión: desafío dentro de los límites

Ocho, quizá nueve tiburones tigres merodean alrededor del barco después de estar un buen rato haciendo wrangling. Con el cebo del cabo y con cinco cajas llenas de pescado bajo el agua, los tiburones permanecen a escasos metros de la embarcación sin parar de dar vueltas. La adrenalina empieza a subir en el momento que indican que hay que saltar. El fondo está a sólo cinco metros, con lo cual el descenso es muy fácil. Lo más complicado es no llamar demasiado la atención de los tiburones y sobre todo… no caer encima de ellos.

Una vez posados en el fondo con el bastón y la cámara, y en formación de “U” como el guía indicó en el briefing, los buceadores sólo tienen que estar tranquilos y tomar su vídeo ó sus instantáneas.

Los tigres, al principio un poco tímidos, dan vueltas en círculo, alejados varios metros del grupo. Se acercan y se alejan a su antojo. En el comienzo de la inmersión se suceden en tandas de dos o tres ejemplares. En algún momento, el más atrevido, entra por la boca de la “U” y se desliza suave y lentamente por el pasillo que forman los buceadores. La expectación es increíble. En estos momentos se puede contemplar al tiburón a sólo dos metros de distancia. Las cámaras comienza a dispararse, señal de que los fotógrafos empiezan a estar tranquilos.
Los tigres empiezan a estar a gusto con los buceadores. El ambiente que se “respira”, nunca mejor dicho, es de tranquilidad. En ese momento, al estar los tiburones totalmente confiados, empiezan los acercamientos extremos. Los tigres se acercan cada vez más, a un metro, a medio, incluso… contactan con los buceadores. Los impactos son leves, casi todos contra las cámaras y los bastones. Su olfateo al ras del fondo buscando el cebo es el motivo principal de estos impactos.

Ahora no paran de acercarse. Nadan muy cerca del grupo, a escasos centímetros. Hay momentos que se cuentan cinco tiburones de casi cuatro metros entre los buceadores del grupo. Sin palabras… Pasan por los laterales, por encima, por detrás, olisquean, chocan, te miran a menos de treinta centímetros. La sensación es de las mejores del mundo con tiburones. Al final de la inmersión, antes del ascenso, se suelta algo del cebo que estaba dentro de las cajas, eso si, siempre de poco en poco. En este instante se ve como los tigres se acercan para comer y tragan, tranquilamente, las cabezas o raspas de pescado. No se ponen nerviosos, saben perfectamente que el cebo essu comida, no los buceadores.

En el momento del ascenso se mira a todos los lados. Una vez que se está seguro de que no hay ningún tigre alrededor, se comienza el “acelerado” ascenso. En pocos segundos se está en la plataforma del barco. En ese momento, cuando se ven las enormes siluetas de los tiburones a pocos metros de la superficie, uno se pregunta: “¿He estado yo ahí?”. La respuesta es si, encuerpo y alma, pero siempre pensando que este desafío se ha hecho dentro delos límites.

Si quereis vivir aventuras como las descritas en este artículo, hay mucho donde elegir, pero no puedo dejar de recomendaros que os pongais en contacto con el mismísimo autor: Karlos Simon, o en la página web de ZOEA Mazarrón.

Espero tus comentarios….

Entrada relacionadas:

Expedición de fotografía y video subacuático: martillo gigante (mokarran), delfines y por supuesto, tiburón tigre