Ataque fatal de tiburón a buzo recreativo

Estándar

Ayer lunes, 25 de Febrero, nos enteramos de la trágica noticia:

Un buzo deportivo ha resultado muerto  como consecuencia de la mordedura en una pierna de un tiburón. Se desconoce aun qué tipo de tiburón era.

Hace escásamente un año, yo mismo hice esa expedición y las normas de seguridad eran estrictas. Jim, su tripulación y sus colaboradores, verdaderos profesionales. Y evidentemente, este tipo de actividad, sabemos que conllevan este tipo de riesgos. Sabemos que te juegas la vida, literalmente hablando, cada vez que entras al agua.

Las fotografías de las noticias publicadas y los videos me son tan familiares, que simplemente, me he sentido allí de nuevo.

Mi más sentido pésame para la familia de Markus Groh.

Os dejo los enlaces que tengo ahora mismo sobre la noticia, ya os digo, de hace unas horas:

Por desgracia, pronostico que se montará una buena con este tipo de práctica, se pondrá en duda la seguridad de las expediciones con tiburones, la profesionalidad de Jim, nuestra cordura, y vuelta a empezar…

Calidad del buceo en España (II)

Estándar

Como “revisión” al post “Calidad del buceo en España” de hace justo un añito y en respuesta al comentario de Ramón

Ramón, tienes toda la razón, la única puntualización que haría es esta:

La calidad de la formación no es culpa de las organizaciones, que todas (y digo TODAS con mayúsculas), tienen unos estándares suficientemente buenos, por si solos, para que en todos los cursos salieran buzos bien formados, en todos los niveles.

Obviamente, TODAS las organizaciones buscan ganar dinero (si no desaparecerían, no dejan de ser EMPRESAS, NEGOCIOS, incluida FEDAS -cada vez más, por mucha F de Federación que tenga y mucha subvención que reciba, que lo desconozco-)

Como siempre o casi siempre hablando de buceo, el “fallo” es humano: tendemos a certificar a buzos que realmente no deberíamos certificar. Pero ahí entra una discusión muy “ética” y “moralista”:

¿Qué haces con un “futuro” Open Water que no ha pasado una o dos técnicas obligatorias pero por lo demás ves que con unas cuantas inmersiones será buen buzo, que ama el mar, la naturaleza, etc… y que además sus “colegas” han pasado sin problemas?

– ¿Le niegas el certificado y pasta que ha perdido? (No poca)

– Como “es costumbre”, ¿le dices que no le das el título hasta el próximo fin de semana y que tiene que bucear contigo para verle y volver a repetir esas técnicas?

No se… es difícil…

Ronda por mi cabeza intentar formar algo así como una “Entidad certificadora” de enseñanza del buceo, que calificara a los instructores (de cualquier org.) y centros o clubs. Siendo, por ejemplo, “Calidad 1” los instructores que lo hacen todo OK y de ahí hasta “Calidad 5” que sería “enseñanza pobre”. Y claro, habría que evaluarlo con “alumnos fantasmas”, encuestas a alumnos, etc… difícil y muy caro… pero posible.

Los centros, tendrían una calificación dependiente de sus instructores y dependiente de sus instalaciones. Todo cuenta.

No sólo habría que evaluar la enseñanza de estándares, si no también la calidad humana de la misma… ya te digo… muy complicado…. un instructor puede ser la leche de bueno pero ser un borde de pelotas… y así no se enseña…

Así que, si alguien se apunta a esta iniciativa, que se ponga en contacto conmigo y hablamos el tema.

 

“No callarse ni debajo del agua”, está bien. Muy bien. Pero no vale de nada el recurso del pataleo si no se difunde el hecho de esas malas prácticas en la formación.

¿Dónde y cómo?
Internet es maravillosos: hay foros de buceo, blogs, etc. Cada vez más, los alumnos buscan en internet dónde hacer su curso, comparan, evalúan… y hoy por hoy, la diferencia de precios es asumible si quieres una buena calidad formativa.

Yo tengo una máxima: la seguridad lo primero. Y la seguridad se alcanza buceando y formándonos (TODOS y unos a otros) de forma continua. No vale de nada tener muchas inmersiones si hemos hecho todas ellas haciendo cosas mal. Sólo habremos conseguido “recalcar” los malos hábitos, que todos tenemos, y son muchos.

 

 

 

PADI eLearning a examen

Estándar

En un mundo donde internet tiene cada vez más relevancia, la enseñanza del buceo no se puede quedar atrás, y para ello, las organizaciones están moviendo pieza para acercar al ciber-alumno la posibilidad de aprender a bucear (al menos, y de momento, la parte teórica).

Vamos a someter a una prueba al sistema de enseñanza online de Padi: eLearning

Lo primero que hacemos es acceder a su página de inicio, seleccionamos el idioma “Español”, y aunque vamos que nada cambia (ni los textos en ingles), entramos en la zona de eLearning a través del enlace a eLearning.

Lamentablemente, la página sigue en inglés (a pesar de haber seleccionado el idioma “Español”), pero como somos buenos en la lengua de Shakespeare, decidimos continuar adelante.

Quiero aprender a bucear, pero no a cualquier precio, así que es lo primero que miro… ¿cuánto cuesta? Pues 120 dólares USA, a lo que hay que añadir, tal como nos indican en la página, el suplemento de entrenamiento en el agua por parte del DiveCenter seleccionado, además de tubo, máscara, aletas y otros complementos (que aunque no lo indica, entre ellos está la tablilla PIC -obligatoria-).

Nos dice otra ventana emergente (y van dos), que el aprendizaje online se realizará mediante presentaciones, incluyendo vídeos, audio, gráficos y lecturas, junto que tests de progreso (los equivalentes a los Quizz de los libros), que nos permitirán autoevaluarnos y ver cómo vamos avanzando. Bueno, nada diferente, excepto por el “soporte” físico… sigamos…

Ansiosos por comenzar, pulsamos el link a la demostración, y tras unos minutos (si, si, 3 minutos) de carga, se abre por fin un flash realizado en Captivate donde nos hacen una demostración del sistema, en el que se tarda un tercio de la duración del vídeo en hacer “login”, eso sí, nos muestran mientras tanto como notificar de un error en la aplicación web y de qué requerimientos debe tener el equipo (los estándar hoy por hoy… tarjeta de audio, conexión alta velocidad, etc..)

Por fin, entramos en la parte interesante.

Pagina inicial eLearning
Nos muestran el curso (Open Water Diver es el único actualmente disponible) dividido en secciones (las mismas que presenta el manual escrito), cada sección, tiene una serie de diapositivas, tratando un concepto o noción diferente.
Secciones del curso

A la izquierda, tenemos un menú donde podemos seleccionar la velocidad de paso de las diapositivas, ver el menú de contenidos o un “thumbnail” de las diapositivas. La herramienta tiene, como no puede ser de otra forma, de unos botones de “adelante” y “atrás”.
En la parte superior, unos enlaces que nos servirán para mandar un correo a nuestro instructor, acceder a un foro donde los alumnos y tutores podrán intercambiar ideas, y a las herramientas necesarias para el curso, en este caso, el Manual Open Water Diver OnLine.

Una vez revisada y estudiada cada sección, se debe pasar el test correspondiente, el cual es corregido al momento, dándonos la información precisa de la respuesta correcta.
El sistema nos hace “firmar”, afirmando que las preguntas falladas las hemos entendido correctamente y ahora sabemos la respuesta.

Terminamos el curso con el aprobado en todas las secciones: ¡¡ al agua !!
Un momento, un momento… no hemos terminado… debemos tener el “certificado” de haber pasado el curso online con satisfacción, así que… a imprimirlo… ¿cómo? ¿no era online? ¿y tengo que imprimir un papel que dice el número de respuestas falladas y correctas en los test? ¿Pero no lo sabe ya el centro de buceo? Qué se le va a hacer…. al menos es en blanco y negro…

Después de las sonrisas, ya por fin en el centro de buceo, este debe presentarnos un examen escrito de los de “siempre”, excepto que sólo tiene 20 preguntas recordatorias de los temas revisados en el curso. Nosotros, a cambio, debemos presentarles nuestras fotitos de rigor y el certificado médico, sin el cual, no podremos ir al agua.

Conclusiones

PROS
Los alumnos dispondrán de los recursos para estudiar la teoría del Open Water allá donde estén y dispongan de ordenador con conexión a internet, además de tener acceso al manual OnLine, donde podrán hacer búsquedas interactivas, etc.
Podrán revisar los módulos tantas veces como quieran, además de poder consultar por eMail cualquier duda a su instructor o tutor.

CONTRAS
El acceso al manual Open Water Diver OnLine por parte del alumno está limitado a un año, por lo que si lo desean tener para siempre deberá pedir su copia “clásica”.
La interacción real con el tutor no se produce, debiendo esperar a la contestación del correo enviado con las dudas, de forma que no se puede producir una comunicación en tiempo real, y por tanto, un debate abierto o una explicación realmente efectiva. Por supuesto, el centro de buceo es libre de ofrecer un teléfono de contacto para el tutor online, lo que arreglaría bastante las cosas.
La posibilidad de personalizar el entorno online para adecuarlo a nuestro sitio web es nulo, estando obligados siempre a recurrir a su sitio web a través de un enlace para ofrecer este tipo de enseñanza.
El alumno deberá realizar dos pagos diferentes a dos personas diferentes: a PADI directamente y al centro de buceo en el que contraten el resto del curso.

En definitiva, la idea es maravillosa; los recursos, potentes; el gancho, estupendo; el beneficio para el centro, el mismo (recordemos que no compraremos a PADI el Kit estándar) o más; el precio final para el alumno, el mismo (si quiere), pero se queda corto, muy corto.
La enseñanza online no debe ceñirse a poner unos test en internet, si no proveer al alumno de la posibilidad de consulta interactiva, inmediata, con respuestas a sus dudas en el momento en que se le presentan, y siempre como personalización del ritmo de aprendizaje. Echo en falta un medio de comunicación visual o de audio al menos “online“, con el tutor. Por supuesto, me ha defraudado el tener que imprimir cosas en un curso online para tener que llevárselas en mano al centro con el que he contratado el servicio.
Ni que decir tiene que tener que pagar dos veces no lo veo… ¿no sería mejor pagar al centro de buceo donde contrato el curso “online” y punto? Luego, que el centro pague a PADI como hacemos con los kits… o si es menester, por adelantado… nos provee de tantas claves de acceso iniciales como compremos y listo…

Lo dicho, está muy verde aun.

Rompiendo mitos: buceando con tiburones asesinos.

Estándar

Regreso a casa de una inolvidable expedición con Jim Abernethy, en busca de tiburones tigre, martillos gigante y toros, y la primera noticia que leo es terrorífica: publican el 4 de Marzo en “The Australian”, que los oficiales de la patrulla de seguimiento de tiburones del condado de Queensland (Australia), han contado un número demasiado alto de capturas involuntarias de tiburones en los últimos dos meses.  Estas capturan superan no sólo en número a las habituales, si no también en tamaño y en especies. Según parece, puede deberse a la cantidad desmesurada, poco habitual, de lluvias caídas en la zona en las últimas fechas. Los tiburones, se acercan a las costas en este tipo de condiciones meteorológicas.

Lo lamento, me apena.

Contacto directo con tiburón limón

Este sentimiento se ve alimentado después de una semana en la que he pasado cerca de cuatro horas diarias rodeado de tiburones, literalmente hablando.

________________________________________________________

En Semana Santa del 2011 hemos preparado una expedición superior a la descrita en este artículo, tienes más información PULSANDO AQUÍ
________________________________________________________

 

Si las tres especies de tiburón consideradas más peligrosas son el blanco, el tigre y el toro, puedo afirmar que al menos, las dos últimas, sólo sienten curiosidad ante la presencia humana en su propio hábito. En ocasiones, les puede el miedo, el respeto. Muchos de los tiburones con los que hemos buceado, a escasos centímetros, e incluso tocado, no han visto nunca a un ser humano: es simplemente miedo a lo desconocido.Se termina haciendo facil, llegas a ser tu el que se acerque al gigante… el más pequeño que vi le calculo 3 metros y medio, el más grande, en torno a 5 metros….

Tiburón tigre. EL segundo tiburón más peligroso.

Facil… hasta que, mientras mantienes contacto visual con un pequeñuelo de unos 4 metros, alguien estira el brazo señalando a tu espalda…  dos tigres…  y otro… y otro… llegamos a contar en la misma inmersión hasta 6 tiburones tigres, trazando círculos en torno a los buzos, alrededor de nosotros, acercándose, mirando con ojos de unos 5 centímetros de diámetro…  sin olvidarnos de los tiburones limones… siempre presentes, por decenas, pero nuestra atención se centra en los tigres…  como si los cerca de 30 limones no existiesen, a pesar de tocarnos, empujarnos, darnos aletazos…

Llegamos incluso a “quererles”, dándonos incluso la sensación que acercaban su lomo esperando una caricia, como si de enormes bestias faltas de cariño se tratasen.

Acariciando al tiburón tigre

Tras tres días buceando con tigres, incluso habiéndonos sumergido de noche en sus aguas, lo hacemos con toros, en un número mucho menor. Sólo llegamos a contar 4 en la misma inmersión en torno a nosotros. Mucho más esquivos, rápidos y también pequeños -cerca de dos metros-, aunque no menos peligrosos. Estas inmersiones, mucho más profundas, en torno a 26 metros, nos obligó, en todas ellas, a hacer paradas de descompresión tras estar demasiado tiempo en el fondo. Merecía la pena.

Esta expedición tenía como objetivo personal una cosa: conocer de primera mano, en primera persona y, por supuesto, dar a conocer estas experriencias.  Estoy firmemente convencido de que el miedo a estas criaturas se debe en gran medida al desconocimiento, y sólo este conocimiento, podrá salvar a muchas especies de estos maravillosos habitantes de los mares de la extinción.   Me comprometo, en este momento y lugar, a ir publicando artículos relacionados con cada una de las especies con las que he buceado, de mis experiencias con ellos, apoyados con datos que nos ayuden a todos a aumentar nuestro amor por ellos.

Muchas gracias a todos por vuestro apoyo, preguntas, etc.

Me alegra haber regresado sano y salvo (no podía ser de otra manera), pero me alegra más saber que estais ahí. Un beso a tod@s.

Entrada relacionadas:

Expedición de fotografía y video subacuático: martillo gigante (mokarran), delfines y por supuesto, tiburón tigre